Cuando realiza operaciones comerciales tanto en un ámbito nacional como internacional, un mal pagador que no esté cubierto puede afectar gravemente a su negocio, porque el impago tiene que ser recobrado paso a paso a través de futuros acuerdos. A pesar de sus procedimientos de gestión de crédito y el conocimiento de sus clientes, siempre existe el riesgo de que un cliente no pague su factura. Por eso, Credendo está ahí para asumir riesgos que podrían poner en peligro su salud financiera, con su capacidad de otorgar cobertura en más de 150 países en todo el mundo.

Credendo ofrece soluciones personalizadas relacionadas con operaciones de comercio nacional e internacional e inversiones en el exterior. Credendo protege a las empresas contra riesgos crediticios y políticos y facilita la financiación de tales transacciones.

Credendo puede cubrir el riesgo de impago de facturas ofreciendo las siguientes soluciones:

Seguro de crédito: Una solución es definir una póliza integral. Esta póliza de seguro puede protegerlo contra el riesgo de impago de las cuentas por cobrar provenientes de un cliente local o extranjero, debido a su incapacidad o poca disposición a pagar (riesgo comercial), o causado por riesgo país (riesgo político) en el caso de un comprador extranjero.

Exceso de Pérdidas: Una solución alternativa es optar por una cobertura no intervencionista, concretamente, una póliza de exceso de pérdidas. Como asegurado, conservará plena autonomía en su decisión de otorgar crédito y en sus acciones de recobro. Su volumen y procedimientos de trabajo diario no cambiarán. Puede elegir los parámetros de su póliza de Exceso de Pérdidas, lo cual es una clara ventaja en comparación con el seguro de crédito tradicional. Los parámetros son: la suma total asegurada (responsabilidad del asegurador), que es el riesgo transferido a la aseguradora; el monto deducible (franquicia), que es el riesgo retenido por el asegurado; y la prima, que es el pago por la suma asegurada y es fijado por la aseguradora.